Bomberos 100
Policía 101
Hospital 107

VILLA ELISA
19-11-2019

LA PRIMERA IMPRENTA DE ENTRE RIOS LA TRAJO UN CHILENO

(Villa Elisa al Dia)

La palabra de Ana Maria Ried Carrera

2019-11-19-13:43
En el año 1819, llega a Entre Ríos un militar Chileno que luchaba por la independencia de su país.

“Así fue como a comienzos de julio de 1819, llevando consigo una de las dos imprentas que trajo desde Estados Unidos, 400 pesos en plata, dos pistolas, su sable y 4.000 varas de cinta color punzó, en las que había escrito este lema: Federación o muerte , se presentaba en el campamento del General Francisco Ramírez, en Gualeguaychú. Enviado por Ramírez cerca del General Estanislao López, Gobernador de Santa Fe, consiguió inclinarlo a la guerra contra Buenos Aires y ésta se inició el 7 de octubre de 1819 ."

Esta parte de la historia desconocida para Entre Ríos, la contó el pasado domingo 17 en casa de la cultura la presidenta del Instituto José Miguel Carrera, Ana María Ried.
Ried, es descendiente del único hijo varón de Carrera, el capitán Ignacio Carrera Pinto.

El instituto que preside, tiene la misión de transmitir el espíritu de Carrera, quien pago con su vida la osadía de intentar la libertad de su país.
La historia de su tatarabuelo, tiene aspectos desconocidos; por ejemplo, que Carrera vivió con su familia en Concepción del Uruguay, recibido por Francisco Ramirez, quien le compra la imprenta que el chileno traia consigo. Después comparten acciones y batallas, hasta que en 1921, los dos mueren; Ramirez asesinado el 10 de julio de 1821, Río Seco, Córdoba, y Carrera, fusilado en Mendoza, el 4 de septiembre del mismo año.

LA BIOGRAFIA DE JOSE MIGUEL CARRERA
José Miguel nació el 15 de octubre de 1785 y de acuerdo a las costumbres coloniales que se seguían en las familias nobles del Reino, a la edad de 9 años fue incorporado como cadete del Regimiento de Caballería del príncipe y en 1791 recibe el Título de Alférez del Regimiento.
En 1814, los Carrera debieron emigrar a Mendoza.
Su estadía en Argentina no fue placentera ya que José de San Martín lo manda a prisión para luego relegarlo a Buenos Aires, desde donde viaja a Estados Unidos, con el fin de reunir fondos y pertrechos para liberar a Chile del dominio realista.
Mientras San Martín libraba en Chile la batalla de Chacabuco, el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de La Plata, Brigadier Juan Martín de Pueyrredón -reconocido miembro de la Logia Lautarina-, lo mantuvo prisionero a bordo del bergantín"Belén" . Carrera logró convencer al Comandante Manuel de Monteverde, que se realizaba una injusticia y por ello pudo fugarse y llegar a Montevideo.

En Montevideo logró recuperar una imprenta que había traído desde Estados Unidos, con ella se estableció bajo la razón de William P. Grinswold y John Sharpe, y desde aquí envió escritos a Chile y Buenos Aires. En ella también imprime su " Manifiesto a los pueblos de América y a su Patria"
Carrera se vale del uso de la imprenta para denunciar lo que él considera "intenciones monarquistas" para lo cual crea y publica el periódico "El Hurón" y en él da a conocer el proceder público y secreto del Gobierno de Buenos Aires por parte del Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata Pueyrredón, San Martín, del Congreso de las Provincias Unidas y de la Logia Lautarina; y los denuncia como enemigos de la causa americana. Frente a tal denuncia, las autoridades de Buenos Aires pidieron al Gobierno de Montevideo su expulsión y entrega, sin embrago, es ayudado a huir para salvarse.

Así fue como a comienzos de julio de 1819, llevando consigo una de las dos imprentas que trajo desde Estados Unidos, 400 pesos en plata, dos pistolas, su sable y 4.000 varas de cinta color punzó, en las que había escrito este lema: Federación o muerte , se presentaba en el campamento del General Francisco Ramírez, en Gualeguaychú. Enviado por Ramírez cerca del General Estanislao López, Gobernador de Santa Fe, consiguió inclinarlo a la guerra contra Buenos Aires y ésta se inició el 7 de octubre de 1819 ."

La batalla de Cepeda destruyó a las tropas porteñas y los caudillos entraron vencedores en Buenos Aires. Carrera había obtenido su objetivo y además sus escritos habían causado la caída de Pueyrredón, el Congreso se encontraba disuelto y la Logia Lautarina se había convertido en los Caballeros de América. Con ello, se pone fin a la Constitución unitaria de 1819, y consagra el régimen federal en Argentina.

A causa del Tratado de Benegas, suscrito entre Estanislao López y el Gobernador de Buenos Aires, Carrera nuevamente debe huir hacia el sur y refugiarse con sus escasas fuerzas en las tolderías de los indios Ranqueles, indígenas que lo designan su Pichi Rey.

Dos meses estuvo en las tolderías de los Ranqueles y a comienzos de febrero de 1821 se puso en movimiento hacia San Luis, buscando el camino hacia Chile. Solicitó paso a los Gobernadores de Córdoba y San Luis y éstos respondieron movilizándose contra él. Obligado a combatir, venció al Gobernador de Córdoba, General Juan Bautista Bustos, en Chajá y al Coronel Luis Videla con las fuerzas de San Luis en la Ensenada de las Pulgas y ocupó la capital de la provincia.
Desde San Luis inició una nueva campaña para unirse al General Francisco Ramírez, y emprender una acción contra Buenos Aires. El nombre de José Miguel Carrera llenaba la pampa y todos deseaban su destrucción. La campaña con Ramírez fracasó y Carrera se retiró hacia el oeste y retomó a San Luis después de derrotar a las fuerzas de Mendoza, en el sangriento combate -realizado solo con armas blancas- en Río Cuarto.
Después de éxitos y fracasos en sus luchas en las Provincias Unidas, se malogra su intento de abrirse paso hacia Chile, y es derrotado en la Punta de Médano. La retirada hacia Jocolí terminó con la traición del Comandante cordobés Manuel Arias, quien entrega a José Miguel Carrera, José María Benavente y Felipe Álvarez, al coronel mendocino José Gutiérrez, quien los toma prisioneros y los traslada hasta Mendoza para que sean juzgados.
El tres de septiembre de 1821, un consejo encabezado por Tomás Godoy -Gobernador de Mendoza y amigo de José de San Martín- decreta la pena de muerte para Carrera y Álvarez, estableciendo que su muerte se efectuaría a través de un fusilamiento que tendría que llevarse a cabo al día siguiente en la plaza de armas de la cuidad.
LA ULTIMA CARTA
Antes de su ejecución José Miguel pidió papel, tinta y una pluma para poder escribir. La carta para su mujer la hizo en una esquela que escondería dentro de su reloj y ella decía: "Sótano de Mendoza. Mi adorada pero muy desgraciada Mercedes: Un accidente inesperado y un conjunto de desgraciadas circunstancias me han traído a esta situación triste, ten resignación para escuchar que moriré hoy a las once. SI, mi querida, moriré con el solo pesar de dejarte abandonada con nuestros cinco hijos, en país extraño, sin amigos, sin relaciones, sin recursos. Más puede la Providencia que los hombres. No sé por qué causa se me aparece como ángel tutelar el oficial Olazábal con la noticia de que somos indultados y que vamos a salir en libertad con mi buen amigo Benavente Y el viejecito Álvarez que nos acompaña.
Miro con indiferencia la muerte, sólo la idea de separarme para siempre de mi adorada Mercedes y mis tiernos hijos, despedaza mi corazón.
A Dios! A Dios!".

Bookmark and Share

Villa Elisa al Día | 2006-2019 | radiocentenariofm@yahoo.com.ar | 03447-480472 / 03447-15454217